Ya casi se acabó lo que se vendía

Dice la canción:

“Ya va llegando diciembre y sus posadas,

Ya va llegando también la navidad.”

Y si, apenas hace unos días me estaba zumbando los tamales que llevaron en administración y ya estoy con los ponches, el pozole, los tragos coquetos y la gastritis al mil.

Casi termina un año más, lleno de bendiciones, de buenas y malas experiencias, con mucho aprendizaje; Con sentimientos encontrados, mala voluntad, buena vibra y también, malas vibras y por eso lo del “huevo protector”.

Vamos, ha sido un excelente 2017 y lo que resta de diciembre estoy seguro de que será igual de bueno y el 2018 sera por mucho mejor que todos los anteriores.

Lo aprendido

  • Aprendí que nunca terminamos de conocer a las personas.
  • Aprendí que nunca es bueno responder mensajes, llamadas o correos cuando estás enojado.
  • Aprendí que a pesar de que en el camino, tuvimos que separarnos de alguna persona, no quiere decir que jamás volverán a coincidir.
  • Aprendí a ser paciente.
  • Aprendí a ver la vida de nuevo como niño.
  • Aprendí en actuar con voluntad propia y no encausado por voluntades ajenas.
  • Aprendí que algunas personas pueden intentar dañarme.
  • Aprendí que se puede tener buenos amigos y muy buenos detractores.
  • Aprendí a vivir. A mi muy particular modo, pero vivo.
  • Aprendí a que puedo o no estar de acuerdo contigo, pero puedo respetar tu punto de vista y exponer el mío.
  • Aprendí a que el dinero va y viene.
  • Aprendí a pedir y luchar por lo que es mío.
  • Aprendí a aprender cada día más.

Las bendiciones

  • Mi esposa.
  • Mi hijo.
  • Mi familia.
  • Mi trabajo.
  • Mi música.
  • Mi tiempo

Las buenas y las malas experiencias

  • Dia a día he tenido buenas experiencias y siguen acumulándose.
  • Una mala experiencia fue pedir un favor y tras generarme expectativas positivas, no recibirlo.

El huevo protector

  • Las malas vibras existen y hay que protegerse.
  • Las envidias están cañonas y llegan de quien menos te lo esperas.
  • Mi espalda es amplia y recibe chingadazos por donde sea, pero aún sigo en pie.
  • Mi huevo protector siempre al 100%.

Los amigos

  • Los amigos ahí siguen, algunos con distintos caminos, pero siguen ahí.
  • Algunos se casaron y otros se separaron.
  • Otros se estrenaron como papas o mamas.

El godinato

  • ¿Qué sería sin godinear en el trabajo?, gracias a los “Godínez” del trabajo todo se hace mas llevadero.
  • Tengo un horario flexible que me permite hacer lo que mas me gusta, ser padre.

Las fiestas

  • Posada del trabajo.
  • La “otra” posada del trabajo.
  • Cena de noche buena.
  • El recalentado de navidad.
  • Visperas de año nuevo echando peligro en la artistiada.

Sigo viendo pequeños a mis hermanos y cada día más grandes a mis padres. Sigo haciendo por la vida.

Sigo haciéndole al músico, poeta y loco.

Sigo viviendo y amando. Sigo aprendiendo y olvidando.

Sigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.