Café y fresas

-¡Hola! -dijo ella…

-Hola, ¿Cómo estás? -contesto él.

El tiempo transcurrió lento y no importaba mucho el transitar de algún curioso por ese corto pasillo.

Encerrados en aquella jaula de cristal y aluminio nada más importaba. El apasionado beso se hizo presente después de buscarlo brevemente entre penetrantes miradas.

El ambiente se perfumaba a café y a fresas. Ella dijo adiós mientras se incorporaba y alineaba su ropa después del ajetreo. Con sonrisa pícara hizo el gesto que anunciaba lo que más tarde vendría. El solo bebió café.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.