Elevador

Ese día, como casi todos los anteriores, a las 10:00 horas ya estaba entrando a su lugar feliz…

En cuestión de segundos el ambiente se perfumaba de manera delicada y el café no se hacía esperar.

La plática entretenida de ella y la seriedad característica de él, eran la combinación perfecta de diez a doce. La rutina se convertía en ritual, en un ritual que culminaba con un apasionado beso, tras cerrarse la puerta del elevador al momento de la despedida.

2 comentarios sobre “Elevador

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.