¡Al fin!

Cuando despertó, ella se encontraba tranquila y sin mas dolor. «¡lo he logrado, he vencido!» —placida veía al enfermero como la cubría con una sabana de pies a cabeza.

Así fue como finalmente descanso de aquella terrible enfermedad que la martirizo por años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.