Como mi conciencia

Esa mañana, él se disponía a tomar su café. «Negro y bien cargado, como mi conciencia», pensó.

Quienes lo conocían, sabían que no se caracterizaba precisamente por ser jovial y elocuente. Al contrario, se sabía su fama de amargado.

Quienes realmente lo conocían, sabían que lo anterior solo era una barrera pasajera que, quienes la habían superado, se habían ganado su amistad sincera y lealtad verdadera.

Esa mañana, él termino su café y se dispuso a continuar con su día.

Imágen: Daw8ID

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.