El extranjero

El día había transcurrido de manera habitual y el reloj estaba por marcar las cuatro de la tarde. Sin pendientes y con las tareas diarias resueltas, aquel hombre se agacho para cerrar su oficina. Saco el celular de su bolsillo y envió un par de mensajes.

—¡Hola!, nos vemos en el autobús. Muero de hambre.

—¿A dónde me vas a llevar a comer?

—Jajaja, aún no he pensado.

—¡Sorpréndeme!

Minutos después, en el autobús, la mirada penetrante de una linda chica se fijaba en el rostro distraído de un hombre, evidentemente mayor que ella. Las miradas se cruzaron y así, él supo en qué lugar sentarse.

—¡Por fin!, ¿Cómo estuvo tu día?

—Tranquilo, ya sabes. Escribir el artículo, hacer un PCR, ir a la oficina de un chico a distraerlo y comérmelo a besos en el elevador —contesto ella.

—Pues que afortunados —respondió y sonrió él.

El autobús llego a la última estación y la pareja descendió discretamente, como dos desconocidos. Avanzaron algunos metros sobre la avenida y automáticamente sus manos se encontraron y se entrelazaron firmemente ya que, se sentían seguros y sin ser observados.

Algunos minutos transcurrieron y cual caminantes del mayab, estaban en frente a su lugar favorito: “El extranjero”.

“El extranjero” era una mezcla rara de bar, pero con un toque de restaurante de comida casera, pero con visos de cafetería atrapada en los noventas. Un lugar muy bohemio e iluminación tenue con espacios amplios y buena separación entre mesas, algo que funcionaba y agradecían aquellos que querían más privacidad.

La pareja se dirigió a su mesa preferida, una que los esperaba en el rincón de bajo una lampara que iluminaba tenuemente el lugar con un color naranja, como los atardeceres y de fondo una fotografía vieja de María Félix, quien fuera testigo de tantos secretos de esa y otras parejas que coincidían en ese lugar.

Después de comer y beber a placer, durante la sobremesa planearon que hacer y entre miradas lascivas y risas insinuantes, acordaron ir a la casa de ella, donde comerían el postre. Pagaron la cuenta y pidieron al chico que los atendió que les llamara un taxi para después perderse entre las sombras de la recepción de “El extranjero”.

Continuará…

Imagen: Pexel | Pixabay.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea tu propio blog con WordPress.com.

Subir ↑

Estesia

❛❛ ama o que treme as mãos ❜❜

Diccineario

Cine y palabras

TEJIENDO LAS PALABRAS

CON LOS HILOS INVISIBLES DEL ALMA

Best Life Facts

To Feel Good From Your Head To Your Feet Keep A Healthy Heart Beat

Pippo Bunorrotri

El hombre que susurraba a los sentimientos

My Perfect Lifestyle For You

Pequeños pasos, grandes metas

Alejandro Poetry

un hombre roto. poeta

El País de las Hadas by Isabel Racero

.....pequeñas historias...

Escritura del y para el alma

la literatura como pasión y como entendimiento de la razón humana

Marie Naberl

Dealing with low feelings, emptying them in my notebook. Lidiando con los sentimientos de tristeza, vaciandolos en mi cuaderno.

elsa le

life by design

Anécdotas de Secretarias

Historias de humor del día a día en la oficina

DOCKYARD 4

EL ASTILLERO MENTAL

Un poco de Tertulia

Todo tiene una explicación, o por lo menos debería tenerla

Solo tu lo sabes

Relatos eróticos para mujeres y hombres.

A %d blogueros les gusta esto: