¿Quién lo diría?

Ahí iba yo, sentado en el asiento del copiloto, tocando mi armónica de juguete e imaginando que el sonido que producía era el del acordeón que se escuchaba de fondo, mientras mi papá conducía sin inmutarse del ruido que yo iba produciendo en cada canción.

Recuerdo que iba en un datsun del 78, color guinda con franjas doradas, llantas anchas y un auto estéreo equipado con un potente ecualizador de 5 bandas y sonando a todo volumen “mi texanita, mi cachanilla”.

Años después, muchos años después, la armónica de juguete que imaginaba que era un acordeón, se convertiría en uno de verdad y yo lo estaría tocando, junto a mi papá y a mis hermanos.

Con la música en las venas.

¿Quién lo diría?

Imagen de portada: Gary Ross en Pixabay

Un comentario en “¿Quién lo diría?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .