¿Qué te detiene?

Y ahora, queridos y muy apreciables amiguitos, un soneto…

De mente cerrada o capacidad 
sesgada, ni rápida o ni tardía,
suya, mía o de quien no conocía,
que oculta pasiva felicidad;

Atados de manos se resuelven
Flojos y perezosos y sin rumbo,
Esperando y dando de tumbos,
Hasta sus labores se disuelven;

Se debe de hacer lo conducente,
Proceder como se ha aconsejado,
Aunque esto no les sea suficiente,

Demostrando que esto no los detendrá,
Avanzando y trabajando como sea,
Es como el éxito venidero se forjará.

Imagen de Vitabello en Pixabay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .