¿Qué, un cafecito?

—¿Qué, un cafecito?

Palabra de honor que todo lo que se hace con la pregunta previa: “¿Qué, un cafecito?” esta destinado a ser un éxito y es que esta era la pregunta, no, mas bien la frase preferida de Don Rosalio.

Don Rosalio, “Chalio” pa’ los cuates era un señor entrado en años y muy bonachón. Con bigote mal cortado, manos ásperas como lijas, un prominente abdomen que oscurecía a todo lo que le proyectara su sombra y de piel carcomida por los años y mas que nada, por el sol, pues por muchos años fue jornalero en el otro lado, en los Estados Unidos, pues. Ese es Chalio.

—¿Qué, un cafecito? —pregunto Chalio a Don Nabor, —¡vamos por un cafecito, Nabor! — exclamo efusivo Chalio.

—¿Ya vas a empezar con la misma cantaleta Chalio?, ya es muy tarde para un cafecito, además, ¿Cómo para que quieres que vayamos por uno?, a mi ya me dio mi café la Martina —respondió amargado Don Nabor.

—Es que te tengo un negocio bien bueno, vamos por un cafecito y te lo cuento con calma —dijo emocionado Don Rosalio, —¡tienes poco que perder y mucho que ganar! —Dijo Chalio al amargado de Nabor.

Aquellos dos viejos amigos tomaron camino por una calle chueca (hay quienes aseguran que esto sucedió en Irapuato) y aun de piedra y se dirigieron a un desvencijado puesto que estaba un poco antes de llegar a un mercado sobre ruedas que se ponía todos los martes.

—¡Buenas tardes, Doña Cleta!

—¿Qué tendrán de buenas Chalio? —contesto refunfuñando la anciana mujer.

—No son ni las seis de la tarde y ¿ya esta de malas Doña cleta?, ¿pues ahora que le hicieron? —pregunto burlonamente Chalio.

Doña cleta frunció el ceño y se acomodo el rebozo y comenzó hábilmente a avivar el fuego de aquel bracero en el que descansaba una enorme olla de barro que contenía tan aromática infusión oriental, pero como no, mexicanizada con canela, anís, clavo, naranja y piloncillo. El aroma era tal que, a los primeros hervores, los parroquianos se reunían alrededor del puestucho para disfrutar de un cafecito de olla.

—Buenas tardes, Doña Cleta. No le haga caso a este indino. —por favor, prepárenos dos cafecitos y le pone un mucho de fuerte. —dijo Don Nabor, haciendo alusión a que le agregara un chisguete de aguardiente.

Mientras los dos viejos se tomaban su cafecito, la noche entraba sigilosa y el frio arreciaba al vaivén de los clientes, tazas de barro despostilladas y el dulce aroma del café.

—Y bien Chalio, ¿Cuál es ese negocio del que me querías hablar?

—Pues veras Nabor, se trata de venir todas las tardes por un cafecito aquí, con Doña Cleta.

—Si serás sin vergüenza Chalio, ¿yo ahí que gano?

—Nabor, Nabor, no seas negativo. Gana Doña Cleta, ganas tu y gano yo.

—¡Achis, achis, los mariachis! —¡no seas cabrón Chalio!, —exclamo Don Nabor muy enojado.

Después de terminar su tercera taza de café, Rosalio se seco los bigotes húmedos y tranquilamente le explicó a Nabor: «mira Nabor, Doña Cleta gana una venta diaria. Yo gano un cafecito y tu, pues tu te ganas mi amistad sincera».

—¡Eres un viejo cabrón y sin vergüenza Chalio! —grito enojado el viejo Nabor.

—¡A otro lado con su desmadre par de viejos! —grito Doña Cleta— me van a espantar a los clientes.

—Tranquilo Nabor, yo jamás te engañe. Te dije desde un principio que es un negocio Donde tienes poco que perder y mucho que ganar. ¿Si o no? —pregunto alegremente el sinvergüenza de Chalio.

—No po’s, po’s si.

—Ahi’ta. Piénsalo bien, te conviene Nabor. —agrego Chalio.

—No po’s si.

—¿Qué, otro cafecito?


Photo by Thgusstavo Santana from Pexels

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .