El café de la mañana

Y ahora amiguitos, otro bonito soneto…

Ahí estaba yo muy de mañana,
Café en mano, cargado de mi mal;
Fe, esperanza y muy coloquial;
Como tú, la lujuria temprana.
 
Nueces, chocolate y alcohol,
Es todo lo que voy a necesitar;
A catorce versos para empezar;
Molienda fina y a un farol.
 
Sin leche y sin azúcar para mí,
Filtrado, caliente y amargo;
Casi como es mi pasión por ti.
 
Claro, medio u obscuro es él,
Sin culpa, sin sueño y sin amor;
Es el café, nadie más, solo él.

Imagen de Vinson Tan ( 楊 祖 武 ) en Pixabay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .