No pudo llegar a su trabajo, por lo tanto, perdió el premio de puntualidad que tanto necesitaba. Al día siguiente ya había gasolina pero ya no le alcanzaba para pagarla.

Crea tu propio blog con WordPress.com.

Subir ↑